+56232731500

+569 6209 7310

 

cuidado de pacientes neurológicos

El mundo del paciente neurológico ya sea adulto o niño, es un mundo nuevo muchas veces para todas las familias que se ven enfrentadas en el cuidado de este. Muchas ocasiones no saben bien como poder ayudarlo a estar en mejores condiciones y darle una mejor calidad de vida, es por esto que CMH quiere brindar a usted una guía del cuidado diario del paciente con alguna alteración neurológica.

Muchas veces dependiendo de la patología de base o la condición basal del paciente, la persona debe permanecer largas horas en cama, lo que genera una serie de complicaciones que van desde escaras o ulceras por presión, acortamientos musculares, dolores por mantención de la posición, adherencias en las articulaciones y cambios en la frecuencia de las deposiciones, debido al poco movimiento.

La primera regla de oro que debemos manejar en este tipo de lesiones, es que las posturas mantenidas no debiesen pasar las 2 horas, esto quiere decir, durante el día debemos cambiar de posición al paciente cada 2 horas, alternando entre estar boca arriba, y para los lados. En las noches el paciente puede permanecer tiempos un poco más prolongados en la posición con el fin de no alterar el sueño y permitir el descanso. Además para potenciar que el descanso sea seguro en estas posiciones, podemos añadir en la cama cojines o almohadas para ayudar a mantener las posiciones o evitar las compresiones de los huesos, las zonas más comunes en donde colocamos cojines es entre las piernas, bajo los talones, en zona de caderas y bajo los codos.

La segunda regla de oro que debemos entender en estas personas que la poca movilización diaria en forma voluntaria muchas veces gatilla en que los músculos se vayan acortando y atrofiando, es por esta razón que las movilizaciones en forma rigurosa por parte de kinesiólogos o de familiares entrenados puede ayudar de sobremanera a apalear esta condición, ya que el musculo y todos los tejidos articulares se van nutriendo con la movilización. Es sumamente importante que se puedan generar instancias en que la movilización se haga por pautas, esto quiere decir, movilizar cada 4 horas los grandes grupos musculares tanto de las piernas, tronco, brazos y cuello.

La tercera regla de oro es entender que ciertas posiciones o el cambio de ellas favorecen la alimentación con el fin de evitar los reflujos y ayuda a respirar mejor, ya que ayuda a la movilización de secreciones. Generalmente estas posturas son posiciones más sentadas que se logran con cojines o con catre clínicos que promueven elevar el respaldo de la cama

.

Log In or Register