+56232731500

+569 6209 7310

 

Prevención de lesiones en actividad física

  

 

 

En el último tiempo ha aumentado la demanda de los gimnasios, las clases de baile, zumba, pilates, etc. Se ve más gente trotando o andando en bicicleta en la calles. Aumentan los grupos que realizan actividad física en las plazas y parques. Todo con el objetivo de lograr una figura más esbelta, de bajar esos kilos demás, o tal vez, de mejorar el estado físico en general. Lo cierto, es que el aumento de la temperatura ambiental obliga a reducir las capas de ropa que se utilizan y a mostrar algo más la anatomía.

No es malo que se produzca este fenómeno, por el contrario, siempre es bueno que las personas hagan algún tipo de ejercicio, dada la inmensa cantidad de beneficios que conlleva la realización sistemática de actividad física. Lo malo, o mejor dicho, lo peligroso, es que no se tomen las medidas necesarias para comenzar a hacer ejercicio. Y uno de los errores más comunes al respecto es no efectuar un adecuado calentamiento previo al inicio de cualquier tipo de actividad física.

Siempre es recomendable dedicar al menos 15 minutos de la rutina al calentamiento previo. Esto permitirá preparar el cuerpo para el ejercicio, y ayudará a prevenir lesiones. Un buen calentamiento, incluye una actividad que aumente de intensidad de manera gradual, sin llegar al máximo. Seguido de elongaciones que incluyan la mayor cantidad de grupos musculares posibles, dando cierto énfasis a los miembros que se utilizarán más en los ejercicios posteriores. Junto con las elongaciones, también es aconsejable efectuar movimientos articulares amplios, en diferentes direcciones y velocidades. De esta forma, se comenzará a elevar el flujo sanguíneo a los músculos, mejorando al mismo tiempo la flexibilidad y movilidad articular. Y se prepararán los sistemas cardiovascular y respiratorio para las exigencias de los ejercicios sucesivos. También se sugiere ejecutar elongaciones al concluir la actividad física, y destinar los últimos minutos a una vuelta a la calma, con ejercicios respiratorios profundos, para que el organismo se adapte nuevamente al reposo, evitando detenerse de golpe al terminar los ejercicios. Todo lo anterior permitirá aminorar considerablemente el riesgo de sufrir lesiones físicas.

Finalmente, cabe destacar que es altamente recomendable tener un hábito permanente de hacer actividad física, puesto que es la mejor forma de mantenerse sanos, con vitalidad y con una buena apariencia.

 

Damián Morales Vargas

Kinesiólogo

 

Clínica Medical Home Chile

Log In or Register